IPL – Fotodepilación

 

FOTODEPILACIÓN (depilación con luz).

LUZ PULSADA

técnica evolucionada de los equipos láser, con la que se consigue la destrucción progresiva y permanente de los folículos pilosos de la región tratada, ya que la la luz intensa (energía lumínica), al ser absorbida por la melanina, se transforma en calor (energía calorífica) que deseca el folículo piloso (que contiene la hemoglobina y el agua de la cual se alimenta el pelo) y le incapacita para producir un nuevo pelo. Puede ser empleada en cualquier tipo y color de piel, cualquier color o tipo de pelo (grueso o fino, claro u oscuro) y en cualquier localización corporal puesto que es una técnica absolutamente indolora. Tratamiento unisex.

Este tipo de depilación (se considera un procedimiento seguro, eficaz y permanente), nos permite disfrutar durante mucho más tiempo de una piel suave, sin vello y libre de granitos y pelos enquistados. Desde las primeras sesiones se observa que el tiempo de crecimiento del vello se va alargando cada vez más y que crece menos cantidad y más débil y fino.

Es muy aconsejable y conveniente tener la piel muy hidratada y entre sesión y sesión no someterse a ningún método de depilación por arranque (cera, pinzas o epilady), sólo se podrá rasurar o cortar y se debe de evitar la exposición al sol ( o bronceado UVA) 5 días anteriores y posteriores a la sesión de fotodepilación.

Como el crecimiento del pelo consta de tres fases (anágena, catágena, telógena) cuando está en la fase de caída, fase telógena, o separación del pelo de la raíz no es efectiva la luz pulsada, ya que la melanina del pelo nos hace de cable conductor hasta las células pilosas. Por ello tenemos que realizar varias sesiones para eliminar el pelo  y una vez eliminado sobre el 80% del mismo, pasamos a espaciar cada vez más las sesiones.

Con nuestro sistema de luz pulsada, tenemos la posibilidad de trabajar todos los meses del año, incluido verano,  en pieles bronceadas.

Los comentarios están cerrados.

googleb83ead50c807fda0.html