Electroestimulación

La electroestimulación en estética es utilizada principalmente para combatir la flacidez  al tonificar los músculos. Es la técnica que utiliza la corriente eléctrica (impulsos eléctricos), para provocar una contracción muscular. Los estímulos se generan en un dispositivo que se aplica con electrodos (pares positivo y negativo) en la piel, próxima a los músculos que se pretenden estimular. Se utilizan las contracciones musculares para prevenir, entrenar o tratar los músculos, buscando una finalidad terapéutica o una mejora de su rendimiento. El electroestimulación actúa  produciendo en las fibras musculares contracciones fisiológicas y permitiendo que éstos adquieran fuerza y resistencia, quemando además las reservas de grasa localizadas. Es recomendable para potenciar los resultados  realizar algún ejercicio aeróbico.

Los comentarios están cerrados.

googleb83ead50c807fda0.html